La NBA hizo a dos hermanos millonarios sin mover un dedo


Los hermanos succionaron como sangijuelas, parte de los fondos que la liga privada de baloncesto le ofrecía a sus franquicias


Agencias | 24/02/2018

0
0

Estados Unidos.- Ozzie y Daniel siempre soñaron con ser parte de la NBA, primero como jugadores y posteriormente como dueños de un equipo, sin embargo nadie hubiera imaginado cómo terminaron aferrándose a la liga. Una "molestia" que la National Basketball Association intentó quitarse de encima por casi 40 años.

Más conocidos como los hermanos Silna, los newyorkinos, succionaron como sangijuelas, parte de los fondos que la liga privada de baloncesto le ofrecía a sus franquicias.

Durante décadas, todos los meses la NBA repartía un cheque a cada institución que integraba el torneo, además de esos, uno iba dirigido a los hermanos pese a no tener un equipo del cual hacerse cargo.

En 1974, Ozzie y Daniel, ansiosos por ser parte de la NBA, compraron a los Carolina Cougars por un millón de dólares. Ésta franquicia era parte de la ABA (American Basketball Association), una liga paralela, la cual sabían que iba a terminar siendo absorbida por la competencia.

Los empresarios textiles le cambiaron el nombre a su equipo por el de Saint Louis Spirits y lo trasladaron a San Luis, Misuri. Con la idea de algún día llegar a la NBA, ficharon grandes jugadores como el talentoso Moses Malon y Marvin Barnes, entre otros.

Dos años más tarde, la ABA había perdido fuerza y equipos, y finalmente la NBA daba un paso adelante para terminar adueñándose del basquet nacional. Pero… ¿qué iba a pasar con las franquicias que pertenecían a la American Basketball Association?

La competencia vencedora aceptó incorporar a cuatro de los siete equipos que disputaban el torneo paralelo.

Con el retiro voluntario de los Escuderos de Virginia por problemas financieros, Denver Nuggets, Indiana Pacers, San Antonio Spurs y New York Nets (ahora Brooklin Nets) fueron los elegidos, mientras que a los dos restantes: Kentucky Colonels y St Louis Spirits, se les propuso una interesante indemnización de 3 millones de dólares.

John Brown, dueño de los Colonels aceptó dicha oferta. Sin embargo, cuando fue el turno de los Silna, en su frustración por no haber ingresado a la competencia, se negaron y establecieron sus condiciones en un contrato de 10 páginas que se presentó en junio de 1976.

Ozzie, Daniel y Donald Schupak, su abogado, accedieron a dimitir sólo si se cumplían dos requisitos principales.

1. Recibir el pago por los jugadores de su equipo que sean seleccionados para jugar en la NBA.

2. Recibir una séptima parte de los derechos televisivos anuales de las cuatro franquicias que quedaron en competencia, a perpetuidad.

Mientras que el primer punto les otorgó 2,2 millones de dólares, el segundo se transformó en: "El mejor negocio deportivo de todos los tiempos" y una de las mejores operaciones que se hayan hecho en Wall Street.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.



Agregar un comentario nuevo




Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.30
Venta
$20.00
MINUTO A MINUTO
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx